Libertad

Al Gremio y la Colectividad en general

Por:
sáb, 12 de may de 2018 a las 07:45:34AM -04
Pinext

Queremos iniciar refiriendo que la libertad de expresión es la principal herramienta mediante la cual los pueblos se sirven, como mecanismo que permite a los ciudadanos manifestar sus inquietudes y quejas, así como emitir una opinión ante un hecho, siempre y cuando se respeten los parámetros del respeto y la moral.

En tal sentido, queremos fijar posición con respecto a la situación que se presentó en el municipio Lagunillas, alrededor del programa “Buenas Tardes Col” que era transmitido por América 97.5 FM, el cual era conducido por los colegas Rixia Navarro (miembro del CNP COL) y Danilo Gil. Quienes se desempeñaban cada día en informar así como prestar su espacio a dirigentes, vecinos, empresarios y fuerzas vivas de Ciudad Ojeda, sin distingo alguno. Cabe destacar que dicha estación era propiedad de nuestro colega y miembro del gremio, el licenciado Nelson Barroso y tras su trágica partida, sus familiares quedaron encargados de la estación.

Tras un tiempo, finalmente la estación cambia de propietario, estableciendo nuevas líneas editoriales, y sin aviso previo o con el debido respeto que merecen los periodistas, y más en un espacio tan escuchado, la “la nueva gerencia” decidió sacar del “aíre” el programa “Buenas Tardes Col”.

Sabemos de la autonomía de los propietarios en determinar su línea editorial, pero cabe destacar que cada productor, moderador, cualquier trabajador, merece del respeto y tiempo suficiente a fin de establecer otras opciones laborales. No es justo, que estas personas que ahora asumen la gerencia de la estación América 97.5 FM, y por afinidades a una ideología socialista, no piensen en:

1. La libertad expresión es un derecho de todos los ciudadanos, y cada medio de comunicación tiene un deber para con la sociedad y no con un ente en particular.

2. Cada trabajador, en éste caso, periodistas, merecen el debido respeto, a sabiendas que estos colegas, como bien lo saben, sus ingresos dependen, en gran medida, de la producción de dicho espacio. Es decir, dejaron una familia en la calle, sin aviso previo, sin moderación y fuera de cualquiera consideración social.

3. Se violentaron los derechos del trabajador, de la libertad de expresión, del respeto a la libre opinión; todos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

En tal sentido, como representantes de más de 400 afiliados en toda la Costa Oriental del Lago, y bajo el precepto de la lucha a favor de la libertad de expresión, el acceso a la información, así como el deber de informar verazmente, acordamos:

a. Rechazar rotundamente las acciones de parte de los propietarios de América 97.5 F.M en “sacar del aíre” el programa “Buenas Tardes COL” teniendo como alegato que no sigue la línea editorial y por expresar las denuncias de los ciudadanos en contra del alcalde de la entidad.

b. Emplazamos a los colegas, aún aquellos que laboran en instituciones públicas, a defender y fijar posición sobre el hecho, así como rememorar que las luchas de los periodistas se libran y dependen de los periodistas.

c. Instamos a otras instituciones, estaciones radiales, televisoras y medios impresos a unirse en pro de la lucha de los periodistas como principal recursos humano de los medios de comunicación.

d. Recordamos que los periodistas no existen para agradar a los organismos públicos, ni ser serviciales, salvo aquellas funciones que así lo ameriten siempre y cuando no sean contrarios a la Ética del Ejercicio del Periodista.

e. Nos hacemos solidarios con los colegas, Rixia Navarro y Danilo Gil, quienes con pasión y vocación hacen mérito de la actividad periodística.

f. Esperamos la solidaridad, la unión y la coherencia de todos nuestros miembros, en medio de una situación tan difícil donde se reducen los espacios y la “crisis” económica destroza los campos laborales de la comunicación social.

Sin más, esperando que dicha declaratoria se haga presente en cada espacio donde labore un periodista, en cada oficina donde un comunicador responda a su compromiso moral y gremial, en las redes sociales, como un manifiesto de protesta en contra de los atropellos de los cuáles somos víctimas.


-