Juan Vené y Dámaso Blanco son “inmortales”

Por:
jue, 25 de sep de 2014 a las 14:41:06PM -0430
Pinext

Juan ven%c3%a9

Juan Vené. Foto: Museo del Béisbol.

Correo del Caroní.- El Salón de la Fama-Museo del Béisbol celebró, una vez más y como ya se ha hecho tradicional todos los años, la X Exaltación al Salón de la Fama de quienes han contribuido al enriquecimiento de la gran pasión de todos los venezolanos: el béisbol; con un merecido homenaje en horas del mediodía de este martes, a las grandes figuras que integran la Promoción 2014.

El reconocido narrador Fernando Arreaza fue el encargado de conducir la emotiva ceremonia, realizada en las instalaciones del Museo, en donde oficialmente se le dio ingreso al Templo de los Inmortales a las nuevas luminarias del béisbol venezolano: Juan Vené y Dámaso Blanco, a quienes se les brindó un merecido tributo gracias a sus destacadas participaciones, que hoy en día, forman parte de la historia del deporte venezolano.

El presidium del acto estuvo conformado por: Dr. Daniel Cárdenas y economista Hilda Lares de Cárdenas, presidente y vicepresidenta de la Fundación Deportiva Carlos Cárdenas, respectivamente; licenciada Giner García, director ejecutivo del Salón de la Fama; licenciada Rosario Anzola, directora ejecutiva del Museo del Béisbol; Dra. Luisa Pestana, como miembro del Consejo Administrativo de la Fundación Deportiva Carlos Cárdenas; general de Brigada (R) José Antero Núñez; Dr. Daniel Gutiérrez y el ingeniero Ramón Gallardo, como miembros del Consejo Directivo del Salón de la Fama, junto al Dr. Humberto Angrisano, vicepresidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. David Concepción y Oswaldo Olivares también estuvieron presentes.

Además asistieron reconocidas figuras del béisbol criollo, como también familiares y amigos de los homenajeados; representantes del Grupo Sambil, de la Fundación Deportiva Carlos Cárdenas y representantes de los medios de comunicación y los patrocinantes.

El protocolo consistió en la presentación de micros biográficos audiovisuales de cada exaltado, que elevaron la emotividad entre los asistentes, recordando los momentos consagrantes de sus carreras. Posteriormente el orador de orden, Fernando Arreaza, llamaba a cada exaltado para hacerle entrega de su placa y, finalmente, se les dio la bienvenida formal al Salón de la Fama con la develación de las esculturas, realizadas por el artista Adolfo Estopiñan, y los respectivos retratos en óleo, de la autoría de Wilmer Rivas.

Finalmente, y buscando fomentar el espíritu de familiaridad y camaradería, se dio paso al brindis en donde todos, tanto exaltados como expeloteros, periodistas, personalidades e invitados, pudieron compartir un rato ameno y agradable de la Exaltación 2014 del Salón de la Fama del Béisbol Venezolano.

“El deporte vuelve a unirnos”

“Sí, señor, el deporte vuelve a unirnos” fueron las primeras palabras de Juan Vené, como nuevo inmortal del Salón de la Fama 2014. “Hablan tan bonito de mí, que pensé ya me había muerto” continúo.

Gracias a quienes votaron en contra o a favor, no importa, a los ejecutivos del Museo del Béisbol… ¡Gracias!

“Lo extraordinario de todo esto es que me han hecho el favor de estos honores en vida”, refiriéndose al homenaje que hoy le hacen y que en muchas ocasiones, llega después que uno ha muerto, por lo que, quienes menos lo disfrutan es el homenajeado.

“Hoy me elevan junto a Dámaso Blanco, enorme honor. Bueno desde hoy, Dámaso y yo somos inmortales, o sea, no moriremos, un lujo” bromeó, robándole sonrisas a los asistentes al décimo Acto de Exaltación.

Para sorpresa de todos, Juan Vené manifestó y aseguró en medio de la emoción que lo embargaba, que donará toda su colección al Museo del Béisbol, con más de 5.000 piezas y unas 2.000 horas de grabación de su videoteca personal.

Muy orgulloso

“Es un honor estar aquí, hoy es el día más importante de mi carrera como pelotero. Ser exaltado al Salón de la Fama del Béisbol de Venezuela excede cualquiera de mis sueños”, manifestó el “Big Leaguer” Dámaso Blanco una vez fue anunciado exaltado junto a Juan Vené.

Expresó su gratitud para todos los que hicieron posible el momento de su exaltación. “Estar al lado de lo más granado del béisbol venezolano me hace sentir muy orgulloso”.

Agradeció a la directiva del Museo del Béisbol por todas las atenciones recibidas, a los directivos de los equipos para los cuales jugó, por la oportunidad que le brindaron. A los periodistas, locutores, camarógrafos y fotógrafos. A sus hijos: Ronnie, Randie y Redgie, motivos de sus luchas y a su esposa Lourdes, que le dio fortaleza en los momentos de debilidad. “Gracias por traerme hasta aquí”, y finalizó con su conocido “So long”. (Con información de Prensa Museo del Béisbol).


-