Goyo la raz%c3%b3n pg

“¡Nos asfixian!. El dramático editorial de “La Razón”

Por:
lun, 13 de feb de 2017 a las 14:15:29PM VET
Pinext

Gregorio Salazar

 

De todos los asedios y todos los ataques que el chavismo, régimen definitivamente incompatible con un marco de funcionamiento medianamente democrático, ha dirigido durante estos largos dieciocho años  contra la prensa independiente ninguno resultó tan efectivo como en definitiva ha venido a serlo el deslave general de la economía nacional, tanto del sector público como el privado y el férreo control de las divisas. Ni publicidad que genere ingresos, ni dólares para la importación.

Ese es el lazo corredizo que se va estrechando sobre la libertad de expresión en Venezuela. Y esa es la dinámica que ha ido poniendo medio tras medio en manos del gobierno o sacándolos de juego. Además, son miles los empleos que están en riesgo.

Enero de 2017 ha dejado uno de los peores saldos: El Impulso, a sus 113 años de existencia, debió de suspender su versión diaria,  y El Nuevo País y el Diario Católico, éste último de San Cristóbal, pasaron de diarios a semanarios, en una desesperada estrategia de supervivencia por la cual ya han pasado El Carabobeño, el Correo del Caroní y Tal Cual. “La Nación”, de San Cristóbal, se ha sumado a la lista de diarios con dificultades y “El Nacional” trata de sobrevivir llevando el costo de su ejemplar a 900 bolívares.

“El Carabobeño” de Valencia, salió de circulación “debido a que complejo editorial Alfredo Maneiro decidió no venderles más papel a causa de las presiones protagonizadas por el gobernador de la entidad Francisco Ameliach.

“El ejemplar número 17 circula este viernes. Ya el papel se acabó y lo que compraste a Bs 800 por kilo hoy está costando 2. 300 bolívares por kilo, cifras inmanejables hoy en día para medios de comunicación impresos”, explicó su jefa de redacción, Carolina González.

Esa trágica realidad, con sus costosas implicaciones y riesgos para la democracia, acaba de ser resumidas de manera dramática por el semanario “La Razón”, un semanario dominical con una consecuente lectoría por su línea plural e incisiva, en su editorial “¡Nos asfixian!!”.

“La Razón”, dirigido por Pablo López Hurtado, hijo del fundador Pablo López Ulacio, en el exilio casi desde el comienzo el gobierno chavista, resume así la crisis planteada: “El Estado venezolano monopoliza la importación del insumo más importante para los periódico. Más de 50 medios han manifestado restricciones para adquirir papel periódico, en un claro ataque a la libertad de prensa”.  

 Las rotativas de “La Razón” llevan dos semanas paralizadas, pero sus editores han hecho enormes esfuerzos por seguir circulando. Todavía han encontrado oxígeno para denunciar la asfixia a que los somete el gobierno nacional tras dieciséis semanas sin entregarles papel. Pero nadie sabe cuando la siniestra mano del poder dejará de apretar el lazo corredizo.

A continuación el elocuente editorial del semanario “La Razón”:

¡NOS ASFIXIAN!

“Cuando en nuestra edición 1137 usamos la palabra “dictadura”, en altas sostenidas, para catalogar el nuevo viraje que tomaba el Gobierno de Nicolás Maduro, las reacciones no fueron pocas. La decisión de llamar a las cosas por su nombre llegó tras la medida del Consejo Nacional Electoral de frenar la realización del referendo revocatorio, un hecho que cambió las reglas del juego y que hasta el día de hoy tiene al país sin elecciones a la vista. Por aquellos días escuchamos a algún transeúnte comentar que si éste fuera de verdad verdad un régimen dictatorial no se permitiría que periódicos como “LA RAZÓN” circularan; mucho menos con semejantes titulares; a quién se le ocurre. Las penurias se mantienen, el drama venezolano se intensifica con los días, con cada semana. Han pasado algunas ediciones desde aquella portada número 1137 y hoy podemos reafirmar ante nuestros lectores que definitivamente vivimos bajo el yugo de una dictadura del siglo XXI, que se ha sabido adaptar a sus tiempos, pero que conserva el espíritu que la hermana con gobiernos que durante décadas se encargaron de dominar a los pueblos latinoamericanos. Hoy en día no hace falta mandar a un censor a las salas de redacción, porque simplemente se utiliza la chequera y con recursos estatales se compran medios de comunicación; no es necesario retener la circulación de los diarios, porque en estos tiempos se les asfixia al no venderles la materia prima. Los mecanismos de censura se han sofisticado, pero el objetivo final es el mismo: lograr una hegemonía que consiga, ahora sí, que todos pensemos igual, que nadie levante la voz, que la barbarie se imponga a la razón. Con esa idea han coqueteado todos los que sueñan con eternizarse en el poder. Cuando se está rodeado de aduladores, cuando se respira dentro de una cómoda cápsula, es inadmisible que la crítica ose a dañar la fiesta, es contranatura tener que soportar los sablazos del pensamiento diferente, del siempre inoportuno inconformismo. Las voces del otro se convierten en algo impertinente y la irreverencia en pecado capital. Por eso el acto reflejo del déspota es el de asfixiar las libertades, de cortar de una buena vez con los incómodos, de estrangular al otro. “LA RAZÓN” es un medio independiente que fue concebido como contrapeso del poder, ese ha sido su espíritu desde que fue fundado en la última década del siglo pasado. Esa esencia, que seguimos conservando, es lo que le permite que sea el único periódico en Venezuela que se sostiene directamente por sus propios lectores y a ustedes apelamos una vez más en momentos duros. Hemos sido forzados a imprimir fuera de nuestros talleres desde hace más de dos meses, asumiendo las dificultades financieras que eso acarrea a un medio sin padrinos tras bastidores. Aún así seguimos comprometidos con nuestros trabajadores, con nuestros colaboradores y columnistas, con nuestros fieles lectores; contamos con todos y cada uno de ustedes. Son tiempos de resistencia y nos encontramos dispuestos a seguir en ello. Convencidos estamos de que llegará el momento en el que algún transeúnte desprevenido, al toparse con nuestra portada en un quiosco, criticará cuando, en mayúsculas sostenidas, lea la palabra “democracia”. Y estará en todo su derecho”.

 

*Miembro de Expresión Libre


-