¿QUIÉN FUE ANALUISA LLOVERA?

Por:
vie, 07 de mar de 2014 a las 04:17:16AM -0430
Pinext

Por: Alberto Jordán Hernández

La primera reportera y primera presidenta de los periodistas, piensa que el gremio no está cumpliendo a cabalidad con el papel que le corresponde y tampoco con la función crítica a que está obligado

Desde su refugio en Maracay, la querida dirigente gremial, cuenta aspectos de su vida, digna y ejemplar

naluisa Llovera es realmente una venezolana singular. No sólo ha estado en primera fila en grandes luchas y acontecimientos, haciendo destacar su diminuta figura, sino que ha sido la pionera en eso de la igualdad de la mujer, en cuanto a sus derechos en relación con el hombre. Así, fue la primera mujer en juramentarse como diputada y concejal; la primera reportera, la primera presidenta de los periodistas, y también la primera en presidir a nivel nacional, el Tribunal Disciplinario del gremio.

Diputadas, concejales, y –sobretodo- reporteras, ha habido muchas después. Y no está lejano el día en que el gremio de periodistas, así como su Tribunal Disciplinario, a nivel nacional, lo presidan mujeres. Lo que si creemos muy difícil es que algún venezolano se atreva a transmitir lo que se dice en vivo y en directo por televisión a todo el país, la recordaron, en términos tan crudos como lo hizo Analuisa, de la progenitora de un expresidente, desde la propia sala de audiencias de la Corte Suprema de Justicia.

La teleaudiencia de Venevisión, que seguía atenta las incidencias que reseñaba Oscar Yánez de la comparencia del exdictador Marcos Pérez Jiménez al máximo Tribunal de la República, que lo enjuiciaba, ha debido quedar pasmada aquella mañana de uno de los años del 60, cuando irrumpió aquella "chaparrita" y después de arrebatarle el micrófono al diputado copeyano, gritó a todo pulmón:

¿¡Abajo Pérez Jiménez, ladrón, asesino, hijo de p…!

No se supo si la señal de la televisión se cayó por el sobremodulaje o si se cayó porque el nerviosismo de los técnicos así lo decidió. Lo cierto que hasta ese momento dura la transmisión y la planta tuvo que pagar bien caro esa improvisada "cuña" de cinco segundos (fue multada con Bs. 22.000 por el entonces Ministerio de Comunicaciones).

NO solo le había dado un tubazo en sus propias narices, al Rey de las primicias que era Oscar Yánez, quien cuando no las tenía las inventaba, sino solo después de abandonar, con la serena tranquilidad de quien no ha roto un plato, el sagrado recinto tribunalicio, los porteros de la Suprema Corte se percataron que una dama había penetrado en pantalones –cosa que no estaba permitida- y los del Congreso, que esa misma mujer había estacionado su pequeño automóvil en el sitio asignado al presidente del Parlamento.

Meciéndose en un chinchorro apureño del barrio "El Limón" (de Maracay), Analuisa Llovera celebra la ocurrencia –una entre mil- cuando hurgamos en sus recuerdos, para esta entrevista.

NACIO DONDE MURIÓ GUARDAJUMO

Entre la gente mayor todavía se suele escuchar, cuando se señala a alguien que es muy malo, la expresión "es más malo que Guardajumo". Con ese sobrenombre se conocía a un tristemente célebre bandido que en sus andanzas causaba estragos en los llanos. Lo relacionamos con esta entrevista, solamente, porque en el sitio donde fue ahorcado aquel personaje, para que pagara por sus maldades, y que se conocía –porque ya no existe- como "La Horca", nació Analuisa Lloverá.

Yo vine al mundo en una carretera –dice y echa el cuento.

Resulta que su padre era un luchador antigomecista y hasta "El Rastro", donde vivía, le llegaron noticias de un alzamiento en Calabozo. Sin pensarlo mucho, metió a la familia en su carreta y emprendió el viaje. A doña Ana María Álvarez de Llovera se le adelantó el parto y así Analuisa nació en esas circunstancias, un día de La Candelaria -2 de febrero de 1913.

Tengo 74 años y aspiro vivir hasta el año dos mil, si es que para entonces estoy lúcida, de lo contrario, preferiría no llegar hasta esa fecha.

Entre el Guárico y Caracas pasa su infancia y juventud. Tempranamente la toca la política por la influencia del padre que, como dijimos, era un luchador antigomecista y comparte la actividad con sus inquietudes literarias. A la muerte de Gómez ingresa a ORVE, la génesis de Acción Democrática; luego pasa al PDN y después participa en la fundación del partido blanco, en donde llega a tener gran figuración.

Moriré siendo Adela, aunque desde algún tiempo estoy marginada de la militancia; sin embargo, seguiré votando por AD, aunque tenga que hacerlo con un pañuelo en la nariz, porque no me guste el candidato.

Recuerda que cuando la represión desatada por el régimen del general Eleazar López Contreras, ella fue contacto de Rómulo Betancourt. Desde entonces nació entre ellos una gran amistad que solo se vio turbada por la apasionada defensa que asume Analuisa en los periodistas, en los difíciles años de la década del 60, cuando presidía la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP). Periodistas de izquierda eran perseguidos por el gobierno y la dirigente gremial, figura importante del partido oficial, del cual había sido diputada, concejal y miembro de la dirección nacional, no vaciló en reclamarle con su característica valentía, al caudillo guariteño, por la persecución de sus colegas.

TU DEJAS EL CARNET DEL PARTIDO A LAS PUERTAS DE LA AVP

Muchos fueron los encontronazos de Analuisa con su amigo el Presidente. Cada vez que caía preso un periodista o alguien del gremio era perseguido, iba a Miraflores, a donde entraba como "Pedro por su casa". Cuando se rumoraba un allanamiento a la sede de la AVP, ocurrió el choque que los distanció por algún tiempo.

Es que tu –le increpó Betancourt, cuando se le enfrentó- dejas el carnet del partido a las puertas de la AVP, cuando entras en ella.

Porque primero que todo, yo soy periodista y presidenta de la AVP –le respondió ella sin inmutarse.

Entonces no tenemos nada que hablar –casi le grita el Presidente.

Ni siquiera me había mandado a sentar y yo, de pie, le dije: "entonces, nada tenemos que hablar", di la vuelta y me regresé a la AVP.

(El allanamiento a la casa periodística no se dio y ha debido ser una mortificación para el Presidente, cada vez que caía preso un periodista.

¿Duró mucho el distanciamiento?

Cuando hubo el atentado de Los Próceres (del cual milagrosamente sale con vida Betancourt), yo lo fui visitar. Tan pronto me vio entrar, me mostró sus dos manos cubiertas con gruesas gasas y me dijo:

"Ya tu ves Analuisa". Quizá me quería significar con sus palabras, el por qué de la represión de su gobierno.

¿Qué piensa esta dirigente ahora del gremio que ella fundó y al que se dedicó con todo amor?

Pienso que no está cumpliendo a cabalidad con el papel que le corresponde en estos momentos. Se ha burocratizado mucho y ya no tiene el empuje que tuvo. No está cumpliendo la función crítica en la medida en que creo que está obligada.

Analuisa –debemos seguirla nombrando así, simplemente, porque así es como se le conoce y trata en el gremio- fue contagiada por ese mal que llaman periodismo, en su tierra guariqueña. En Calabozo, que fue la capital de ese estado, llegaron a publicarse, en su época, un diario y tres semanarios. En ellos escribía la joven Llovera Álvarez con seudónimos, temas racionaos con la mujer –nada de modas, recetas de cocina o cosas de belleza.

Cuando se vino a Caracas y a la muerte de Gómez, comenzó a escribir en los periódicos de la capital con el seudónimo de Teresa Jiménez ("el Teresa ha debido ser Teresa de La Parra y el

Cuando se fundó Ultimas Noticias, Kotepa Delgado –que era su subdirector- la llamó a trabajar allí y la lanzó a la calle, a buscar noticias, cosa que no era común –eso de reportear- y menos en una mujer. De allí, "el partido me llamó para que ejerciera la jefatura de información de El País. Aquí participa en otra innovación: la crónica parlamentaria. Es decir, que también fue nuestra primera cronista parlamentaria.

Ingresa al "Augusteo" –nuestro primer instituto de periodismo- y al crear Rómulo Betancourt la Escuela de Periodismo que está cumpliendo 40 años, se inscribe en ella y egresa en la promoción "Leoncio Martínez", esa que un tanto despectivamente se conoce como "promoción golilla" por haberse graduado en dos años, pero si se revisa la lista de graduados se verá que el título de periodistas ya se lo habían ganado desde hacía mucho tiempo.

Desde el exilio primero en México y después en Europa, Analuisa trabaja para El Nacional y en España se hace periodista "por la gracia de Dios", así dice el título universitario.

Pero no conforme con eso, cuando regresa al país, derribada la dictadura, vuelve a la Escuela de Periodismo y obtiene su licenciatura.

A los dos días de haber regresado, Oscar Yánez –el mismo a quien le haría pasar un mal rato en la transmisión televisiva de la Corte Suprema –me llama para que trabaje en Ultimas Noticias. Vuelvo a la crónica parlamentaria y también cubro Concejo Municipal y la fuente de economía.

SECRETARIA DE GALLEGOS

La caída del gobierno presidido por don Rómulo gallego, el 24 de noviembre de 1948, marca el inicio de una década negra para la historia democrática, con la instauración de una dictadura militar. El golpe que derrocó al ilustre novelista sorprendió a Analuisa Lloverá en la Casa Nacional de AD y logra escapar a la persecución desatada sólo por algunos días.

La hacen presa saliendo de la universidad y la levan a la cárcel del Obispo.

Me encierran con 68 prostitutas que padecían enfermedades venéreas. Ellas limpiaban el piso para que yo me acostara sin contagiarme.

Allí me mantuvieron por 12 días y después la trasladaron a la Cárcel Modelo. Un médico amigo, Héctor Landaeta Payares se moviliza y logra que la confinen en Guanare. Gobernaba Portuguesa un hombre que había sido sub-secretario de la Cámara de Diputados, de la cual ella formaba parte.

El Congreso lo presidía Marco Briceño Iragorri y él le había dado instrucciones a este señor, como a todos los funcionarios del Parlamento, para que cuando yo lo solicitara me dejaran pasar, sin necesidad de anunciarme. "Ella no necesita pedir audiencia para verme". Imaginate ese señor es el que me recibe.

De Guanare logra que la confinen a su propio pueblo, Calabozo, pero no va durar mucho tiempo, porque después la detienen otra vez y la remiten nuevamente a la Modelo, de donde es enviada al exilio, primero a Cuba.

Nos metieron en un avión que se "espaturró" al aterrizar de emergencia en Camaguey. Por poco nos matamos.

En La Habana se consigue casi todo el gabinete de Gallegos y numerosos parlamentarios y dirigentes de su partido. De aquí viaja a México en donde permanece cuatro años primero y luego se va a Europa, recorre varios países y se establece en España para regresar de nuevo a México. En ese país llega a estar muy cerca de Gallegos y le sirve de secretaria.

Yo le pasé a máquina su último libro: Una brizna d paja en el viento".

En la casa donde vivía Gallegos, en el año nuevo de 1958, reciben la noticia del alzamiento de la aviación contra Pérez Jiménez

Me acuerdo que un Senador mexicano de apellido Rodríguez llamó por teléfono a Gallegos. El teléfono estaba colocado en la pared y Gallegos por poco se desmaya cuando hablaba. Yo le acerqué una silla para que se sentara.

¿Seguro Senador?¿Pero es noticia de buena fuente? –preguntaba angustiado el maestro. Allí comenzó la alegría, aunque Gallegos no ocultaba su tristeza por la pérdida de su esposa doña Teotiste. Las noticias que nos continuaron llegando eran optimistas y, en efecto, el 23 de enero nos anunciaron la huida del dictador.

AMIGA DE LOS PRESIDENTES DE LA DEMOCRACIA

Analuisa Lloverá ha sido amiga de todos los presidentes que ha tenido la democracia, pero ha estado más cerca de Betancourt, Gallegos y Leonni. Sin embrago, pese a eso y a su alta figuración en AD, aparte de la diputación y la concejalía, no llega a ocupar altos cargos en los gobiernos de su partido. Aunque parezca curioso, fue un copeyano quien le llamó para que ejerciera el modesto cargo de jefa de prensa de un ministerio (Fomento). Fue Lorenzo Fernández y después Godofredo González la ratificó.

Ha vivido siempre del periodismo, todavía escribe columnas para algunos periódicos. Sus únicos bienes de fortuna son un apartamento que compró en Parque Central hace muchos años y el cual quiere donar al Instituto de Previsión Social del Periodista ("para que instalen una biblioteca o lo que sea") y la modesta casa donde vive en Maracay.

La trayectoria de esta mujer es imposible recogerla en un reportaje. Testigo actriz de grandes acontecimientos de la historia contemporánea, esta mujer todavía no ha recibido el reconocimiento que se merece. Sin embargo, el homenaje que le tributaron los gremios periodísticos en la ocasión de cumplir sus 70 años.

Ese homenaje –dijo Gilberto Alcalá, entonces presidente del CNP_ es expresión de lo que podemos reconocer en ti como ejemplo de honestidad, de vocación, de combatividad, de defensora incesante de los problemas gremiales, de irrenunciable actitud contra lo antiestético o lo inmoral, de incansable guía de la conducción de nuestros destinos institucionales… tu figura de mujer ejemplar en la actividad política por los problemas sociales de los venezolanos no ha sido ni debe ser un simple punto de referencia en tu trayectoria, sino que debemos asimilarlo como una lección para el incesante trabajo desde los cargos directivos, en militancia, o como ciudadanos comprometidos con el porvenir de Venezuela.

Y cerramos con este comentario de su "compañerito" Omar Pérez:

"Su guerra ha sido intensa. No ha dado cuartel. No se ha rendido. Cuando las fuerzas enemigas consiguen debilitar algún flanco, tenaz, valiente y original, mantiene abierto el foco de la guerrilla y aprovecha la más mínima oportunidad para enarbolar sus banderas, que son las de la dignidad, el correcto ejercicio de la profesión y la entereza para enfrentar al poderoso y denunciar su corrupción".

 

--------------

*Alberto Jordán Hernández

Periodista- abogado. Ex – Secretario General del SNTP. Miembro del Tribunal Disciplinario Nacional. Artículo publicado en El Periodista, órgano del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela. Nº 81 / DICIEMBRE DE 1986


-