Save the Heralds from hedge fund ownership // Salva a los Heralds de un fondo de inversión

Por:
Tue, 09 Jun 2020 19:29:33 -0400

Los periodistas de El Nuevo Herald y Miami Herald necesitamos su respaldo con esta petición para salvar a ambos periódicos. Por favor, firmen y compartan. La carta está en español e inglés. Muchas gracias. 

 

Salven a los Heralds de un fondo de inversión -Save the Heralds from hedge fund ownership.

 

Save the Heralds from hedge fund ownership // Salva a los Heralds de un fondo de inversión

Target: Bankruptcy judge Michael E. Wiles // Juez de bancarrota Michael E. Wiles

Dear Miami Herald and el Nuevo Herald readers,

The future of two newspapers that have kept readers informed and held power to account for over a century is in jeopardy. At a moment when local news couldn’t be more vital, McClatchy, the company that owns the Miami Herald and el Nuevo Herald, is in bankruptcy. In the coming weeks, a new owner or group of owners will emerge in court.

We know that leading bidder to assume ownership of the Miami Herald Media Company is Chatham Asset Management — a predatory hedge fund with a track record of owning unethical publications like the National Enquirerslashing jobs, and shuttering local papers in Canada. Hedge funds don’t belong in public service fields like journalism. Hedge funds have gutted local newsrooms. We refuse to let it happen to the Herald.

Under the right ownership, our journalists can continue to focus on reporting local news without worrying about if out-of-state executives will slash our jobs, enriching themselves and tarnishing our distinguished history in the process.

We need your help. Please sign this petition to tell the bankruptcy judge who must approve the sale that our community rejects Chatham — and that the readers who rely on our work demand that a new owner share our values and expand the resources we need for essential, fearless local journalism.

The Miami Herald and el Nuevo Herald are at a crossroads. Our reporters are out in the field covering a pandemic, an economic crisis and a national reckoning over police brutality and racism. Within our newsroom, we are having difficult but necessary conversations about improving diversity and coverage to better serve our community. Meanwhile, our union, One Herald Guild, is at the bargaining table fighting for a fair contract.

We will not stop fighting to bring you the information you count on and the quality journalism you deserve. Our goal is to save the Herald. Thank you for your continued readership and support.

//

Estimados lectores del Miami Herald y el Nuevo Herald:

Está en peligro el futuro de dos periódicos que han mantenido informadas a sus comunidades y han obligado a los que están en el poder a rendir cuentas durante más de un siglo. En un momento en que las noticias locales no podrían ser más vitales, McClatchy, la empresa propietaria del Miami Herald y el Nuevo Herald, está en bancarrota. En las próximas semanas, un nuevo propietario o grupo de propietarios surgirá después de que se cierre el caso de bancarrota en la corte.

McClatchy prefiere que el nuevo dueño sea Chatham Asset Management, un fondo de inversión depredador con un historial de poseer publicaciones poco éticas como el National Enquirer, recortar empleos y cerrar periódicos comunitarios en Canadá. Los fondos de inversión no pertenecen a ámbitos de servicio público como el periodismo. Los fondos de inversión han destruido redacciones locales. Nos negamos a dejar que eso le pase a los dos periódicos.

Bajo la propietario adecuado, nuestros periodistas podrían continuar enfocándose en reportar las noticias locales sin preocuparse de que ejecutivos en otros estados recorten nuestros trabajos, enriqueciéndose y empañando nuestra distinguida historia en el proceso.

Necesitamos tu ayuda. Firma esta petición para decirle al juez en el caso de bancarrota encargado de aprobar la venta de que nuestra comunidad rechaza a Chatham, y que los lectores que confían en nuestro trabajo exigen que un nuevo propietario comparta nuestros valores y expanda los recursos que necesitamos para un producir periodismo local, esencial e intrépido.

El Miami Herald y el Nuevo Herald se encuentran en una encrucijada. Nuestros reporteros están cubriendo una pandemia, una crisis económica y un movimiento nacional en contra de la brutalidad policial y el racismo. Dentro de nuestra sala de redacción, estamos sosteniendo conversaciones difíciles pero necesarias sobre cómo mejorar la diversidad y la cobertura para servir mejor a nuestra comunidad. Mientras tanto, nuestro sindicato, One Herald Guild, está en la mesa de negociaciones luchando por un contrato justo.

No dejaremos de luchar para brindarte la información con la que cuentas y el periodismo de calidad que te mereces. Nuestro objetivo es salvar al Herald. Gracias por leernos y apoyarnos.

 

o: Bankruptcy judge Michael E. Wiles // Juez de bancarrota Michael E. Wiles
From: [Your Name]

Dear Honorable Michael E. Wiles,

The future of the Miami Herald and el Nuevo Herald, two newspapers that have kept readers informed and held power to account for over a century, is in jeopardy.

We know that leading bidder to assume ownership of the Miami Herald Media Company is Chatham Asset Management — a predatory hedge fund with a history of owning unethical publications like the National Enquirer, slashing jobs and shuttering local papers in Canada. Hedge funds have gutted local newsrooms. We, the Miami community and Herald readers everywhere, refuse to let it happen to the Herald.

We have experienced firsthand the important role of our newspapers in our community, but we also have seen what happens to newspapers as resources diminish. Communities go uncovered, corruption goes unchecked, and the public is left in the dark.

Since the early 2000s, newspapers in the United States have cut almost half of their staff on average. Hundreds of communities have lost local news coverage entirely. We can’t let this happen in Miami.

Even with the cuts endured in recent years, the Herald papers remain dutifully committed to original and meaningful reporting. It must be protected and lifted up, not threatened with an owner whose past actions prove it doesn’t care about the public interest.

Under the right ownership, the Herald’s revenue could be used for its right purpose: reporting local news and strengthening democracy, not enriching financiers at the expense of the community in which we live.

The Miami Herald and el Nuevo Herald are at a crossroads. We urge you to consider what’s best for our community.

Please reject Chatham and instead approve a new owner who values public service and will expand the resources the Herald needs for essential, fearless local journalism.

//

Estimado Honorable Michael E. Wiles,

El futuro del Miami Herald y el Nuevo Herald, dos periódicos que han mantenido informados a los lectores y han obligado a los que están en el poder a rendir cuentas durante más de un siglo, está en peligro.

Sabemos que McClatchy prefiere que el nuevo propietario de Miami Herald Media Company sea Chatham Asset Management, un fondo de inversión depredador con un historial de poseer publicaciones poco éticas como el National Enquirer, recortar empleos y cerrar periódicos comunitarios en Canadá. Los fondos de inversión han destruido redacciones locales. Nosotros, los miembros de la comunidad de Miami y los lectores del Herald en todas partes, nos negamos a dejar que eso le pase al Herald.

Hemos experimentado de primera mano el importante rol de nuestros periódicos en nuestra comunidad, pero también hemos visto lo que les sucede a los periódicos a medida que disminuyen los recursos. Las comunidades quedan al descubierto, la corrupción queda en descontrol y el público queda en la oscuridad.

En promedio, los periódicos estadounidenses han reducido casi la mitad de su personal desde principios de la década de 2000. Cientos de comunidades han perdido por completo la cobertura de noticias locales. No podemos permitir que esto suceda en Miami.

Incluso con los recortes impuestos en los últimos años, los periódicos del Herald siguen teniendo un compromiso con el periodismo original e importante. Debe ser protegido y elevado, no amenazado con un propietario cuyas acciones pasadas prueban que no le importa el interés público.

Bajo el dueño correcto, los ingresos del Herald podrían usarse para su propósito correcto: informar las noticias locales y fortalecer la democracia, no enriquecer a los financieros a expensas de la comunidad en la que vivimos.

El Miami Herald y el Nuevo Herald se encuentran en una encrucijada. Te instamos a que consideres lo mejor para nuestra comunidad.

Rechaza a Chatham y, en su lugar, aprueba un nuevo propietario que valore el servicio público y amplíe los recursos que el Herald necesita para producir periodismo local, esencial e intrépido.


-