Desafíos 2021 Vs Libertad de Expresión

Por:
Fri, 08 Jan 2021 22:03:03 -0400

El 30 de diciembre la Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas presidida por el Lic. Tinedo Guia publicó un alerta nacional e internacional titulado “En Defensa de la Libertad de Expresión” contenido en 4 folios, denunciando más de 944 violaciones al derecho de la libertad de expresión durante el año 2020, más 122 detenciones arbitrarias, en su mayoría de periodistas, trabajadores de la prensa e infociudadanos, el cierre vergonzoso de más de 165 emisoras de radio, 18 canales de televisión y 42 periódicos (hasta el 2019).

El CNP denunció igualmente que existen más de 9 periodistas que han sido víctimas de persecución, amenazas, enjuiciamiento, detenciones arbitrarias, incomunicación, sometimiento a medidas sustitutivas de libertad, sin haber cometido delitos, criminalizados e inhabilitados, específicamente: Darwinson Rojas, Ana Belén Tovar, Arnaldo Sumoza, Elides Rojas, Marco Antoima, Mimi Arreza, Carol Romero, Eduardo Galindo Peña, y Roland Carreño, quien tiene más de 70 días encarcelado injustamente.

En el llamado de alerta se rechazan las campañas de descrédito emprendidas contra: PROVEA, COFAVIC, ACCESO A LA JUSTICIA, otras ONG, especialmente las amenazas infundidas desde el programa La Hojilla a través de VTV, contra Roscio San Miguel de Control Ciudadano, contra el propio Presidente del Colegio Nacional de Periodista (CNP), contra miembros del equipo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Johanna Marra de Crónica Uno, contra Carlos Correa, Director de la ONG Espacio Público, y hechos violentos contra el reportero gráfico Juan Carlos Niera del portal web Punto de Corte.

Desde nuestra perspectiva es un deber ciudadano conocer y divulgar los 7 puntos denunciados por el CNP, el alerta nacional con copia a los organismos internacionales competentes: la Relatoría de la Libertad de Expresión de la CIDH, a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, la Secretaría General de la OEA, a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la Misión Independiente de las Naciones Unidas para la determinación de los hechos en Venezuela, al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a las ONG en materia de defensa DDHH, al Instituto Prensa y Sociedad (IPYS Venezuela), Espacio Público, Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Expresión Libre, a la Cátedra de Derecho Constitucional de la UCV, y las escuelas de Comunicación Social.

La tiranía no puede seguir desconociendo tratados internacionales ratificados por Venezuela, como la Convención Americana de los Derechos Humanos, la Declaración Universal de los Derechos y Deberes del Hombre, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, la Carta Democrática Interamericana, y especialmente los artículos 23, 49, 57, 58 y 337, de la Carta Magna.

El justo llamado del CNP invita a todos los venezolanos a defender la vigencia de la libertad de prensa, libertad de información, que guarda relación directa con el ejercicio de la libertad de expresión, sin fronteras, amparados especialmente por el artículo 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos y Deberes del Hombre, por el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, por el artículo 4 de la Carta Democrática Interamericana, y especialmente por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por sus artículos 57, 58, 132 y 337, cuyas garantías no pueden ser restringidas en estados de excepción, bajo ningún motivo.

El Colegio Nacional de Periodistas demandó el cumplimiento efectivo de protocolos y expresas recomendaciones tanto de la OEA, en sus diferentes organismos, contenidos en informes extensos y detallados, como de la ONU, en materia de la defensa efectiva del debido proceso, presunción de inocencia, libertad de expresión, libertad de prensa y, libertad de información.

De forma expresa el CNP, dio un paso al frente, al exigir el cese inmediato de la escalada represiva, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, torturas, amenazas, congelamientos de cuentas sin debido proceso, a través de “instrumentos de tendencia totalitaria incorrectamente llamados leyes Antiodio y Antibloqueo”, por parte de organismos policiales, militares, fiscales y poder judicial, contra periodistas, trabajadores de la prensa e infociudadanos, bajo el colapso de servicios públicos, en pandemia, que deliberadamente se tergiversan, bajo hegemonía comunicacional, para silenciar el derecho de las comunidades a estar debidamente informados, sin censura, simultáneo a la inexistente rendición de cuentas, corrupción e impunidad.

Es imposible ocultar la realidad y dimensiones de lo qué ocurre en Venezuela, bajo este contexto el CNP procedió a exigir la libertad plena de todos los presos políticos, la del periodista Roland Carreño, el respeto a la Asamblea Nacional designada en el año 2015, elecciones transparentes, justas, con organismos imparciales e independientes, mayor información, rendición de cuentas, a pesar del colapso de servicios básicos, denunciando las fallas permanentes de electricidad, crisis humanitaria, hiperinflación, recesión, más de 5 millones de desplazados, la peor conectividad y señal de internet del continente, sin gasolina, alta conflictividad social, que afecta el reporterismo de calle, y la noción de servicio público del periodismo.

Lo ocurrido durante los últimos años constituye, un balance muy negativo dado por el CNP, derivado de un patrón sistemático aplicado de forma masiva en Venezuela, en detrimento de la libertad de expresión, que viola tratados internacionales, la Carta Magna, leyes especiales en materia del debido proceso, contra comunidades o poblaciones desamparadas, en donde los periodistas, camarógrafos, reporteros, trabajadores de la prensa e infociudadanos son objetivos políticos, señalados, perseguidos, hostigados, para ser víctimas posteriormente de hechos violentos.

Dado la grave falta de insumos para la prensa escrita, la no renovación de concesiones, confiscación de equipos, hurtos, robos de instrumentos, amenazas, amedrentamientos, vías de hechos, inhabilitaciones, campañas de desinformación desde las altas esferas del poder, que constituyen hechos punibles, el Colegio Nacional de Periodistas, además de deplorar este cuadro alarmante de violación sistemática DDHH, recordó a los funcionarios, civiles y militares en Venezuela, involucrados en la cadena de mando, que se encuentran sujetos a investigaciones, responsabilidades y sanciones, cuyos delitos de lesa humanidad no prescriben.

Los tiempos que vivimos han sido denunciados por el valiente comunicado de la Junta Directiva Nacional del Colegio Nacional de Periodistas, como “oscurantismo”, producto de la falta de transparencia, censura, e inexistencia de rendición de cuentas por parte de autoridades y organismos oficiales en Venezuela, reafirmando como desafíos durante el año 2021, el noble compromiso de las obligaciones que pauta la Ley del Ejercicio del Periodismo, para informar a la ciudadanía, con equilibrio, de manera oportuna y veraz.

Por Andrés Raúl Páez

Consultor Jurídico CNP

Twitter @andresraulpaezp

 

 

Fuente.  https://caraotadigital.org/opinion-1/desafios-2021-vs-libertad-de-expresion

 


-