!Delincuentes, jamás ¡

Por:
Mon, 17 Aug 2020 09:25:22 -0400

Por Gloria Cuenca (*)

El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión. Quienes optamos por estudiarla, amarla, ejercerla, practicarla y enseñarla- lo he hecho toda mi vida- no podemos sino estar agradecidos por haber escogido esa extraordinaria profesión.

Trasciende muchos aspectos, y  envuelve especialmente, un momento glorioso: ya que significa escribir, hablar, opinar, retratar o filmar con total libertad y establecido en el artículo 57 de la Constitución Nacional vigente, y en el artículo 58, de la misma Carta Magna, lo que pensamos, queremos decir, informamos y transformamos en una información noticiosa. Nuestro insigne Maestro, ya desaparecido, Héctor Mujica, en entrevista que le realicé hace años, explicó: “Hay celos y envidia por nuestra profesión”.

He meditado al respecto, y ante la terrible arremetida del régimen en contra de nuestros colegas, pretendiendo hacerlos pasar como delincuentes, con anuencia de algún medio, desacreditado, recordé las sabias palabras del amigo, el Maestro y dirigente de los periodistas, mencionado arriba. ¿Qué envidian? Sin duda la libertad, saber expresarse, bien sea por escrito o por la palabra oral; como si fuera poco, la verde envidia les corroe el alma. Saben de la valentía de estos jóvenes: la que siempre han desplegado los periodistas, ni se compra, ni se vende, como la canción. No hacen distinción entre mujeres y hombres, ni entre jóvenes y viejos, han intentado de todo para que los colegas se sientan disminuidos y se queden en silencio: ha sido vana su represión, obstáculos a la libertad de expresión, agresiones y demás.

Va siendo hora, de que acepten: no somos delincuentes, ni lo seremos jamás. No inclinaremos la cabeza nunca ante dictadores de pacotilla, menos frente a seudo-revolucionarios, que sufren de una incongruencia patológica: odian al imperio, pero aman el dólar. Se salen de Venezuela, y en lugar de ir a Cuba, Irán o China, ¿Dónde están? Pues regados por los Estados Unidos, especialmente en la Florida. ¿La ropa que usan? Marcas norteamericanas. Eso por poner un pequeño ejemplo de esa incoherencia que los afecta y que desde la observación  notamos con sorpresa, primero, luego con piedad: ¿Hay algo más terrible, que un humano que no sabe lo que quiere? Se dicen comunistas y sueñan con el billete, pero el fuerte, los dólares o los euros, son sus predilectos. ¿Ser rico es malo? Salieron de una indigencia y pobreza crítica para incorporarse a las clases más altas desde el punto de vista económico, ¡Ah! Sin embargo, miren lo que les pasó: no entienden nada.

La sabiduría, la cultura, el conocimiento, la información noticiosa, no se puede comprar, tampoco las vivencias que conducen existencialmente a los logros fundamentales. Mienten constantemente, se contradicen, porque no saben realmente que fue lo que dijeron. ¡Pobres seres! Todavía, no se han dado cuenta de que no saben nada, es decir, no saben que no saben. ¡Sócrates, ven en nuestra ayuda! 

(*) Miembro de Expresión Libre.

Fuente.  https://www.expresionlibre.org.ve/articulos/delincuentes-jamas


-